viernes, 20 de diciembre de 2013

Migrando a WordPress y preparando el nuevo viaje inminente a Berlin ...

Acabo de migrar el Blog de Blogger a WordPress. Una innecesaria acción propia de un informático con ansias de mejoras. Espero que con la nueva estructura y disposición el blog sea mas utíl para todos los que lo seguís.



Ya solo queda una semana para comenzar este nuevo viaje que nos llevara a la Noche Vieja del 2013 delante de la Puerta de Brandemburgo.

Calentando Motores!

domingo, 9 de octubre de 2011

Visitando la Wannsse Haus Conferenze

Berlin no es solo el núcleo urbano central. A muy pocos kilometros, en la periferia, se pueden encontrar lugares idilicos, como sacados de algun cuento tradicional infantil.

Despues de algun pequeño problema con el transporte por equivocaciones tipicas de cateto provinciano en una gran urbe, por fin he conseguido llegar a Wannsse. El lago que da nombre y forma a la poblacion es una enorme extension de agua en la que los barcos de recreo pululan libre y parsimoniosamente. Rodeado de bosques, con una vegetacion explendorosa, es un sitio realmemte espectacular, de esos lugares en los que te gustaria pasar una largas vacacciones sin ruidos ni tension.

Cogiendo el autobus de la linea 114, la parada esta al lado del S-Bahnhof, se llega a una urbanizacion de casas preciosas preparadas para los rigores del invierno y el suave clima veraniego. Entre ellas destaca una que los lugareños conocen como Wannsee Haus Conferenze. Es propiedad del gobierno aleman, y la visita es gratuita. Interiormente es de ese tipo de moradas palaciegas que salen en las peliculas de ricos industriales acomodados. Grandes salones con chimeneas de marmol, suelos de madera, altos techos con multiples adornos ... un lujo de casa, oiga.

Aun asi, lo mejor es el espacio exterior de la casa. Caminos empedrados, cuidados jardines, leones de piedra guardando la entrada trasera, cenadores con altas columnas dóricas, bancos de madera repartidos por todo el perímetro que llega hasta el bosque y desemboca en la orilla del lago. Todo en silencio, en semioscuridad y con alto grado de humedad en el ambiente.

A mi, para estas cosas, me gustaria ser rico y poder disfrutar de este estilo de vida. La casa fue construida en 1911 por un empresario de la zona, y a lo largo de su historia ha tenido varios dueños y usos. Despues de la guerra fue ocupada por los aliados, y mas tarde se utilizo muchos años como colegio para niños pequeños. Los crios que ahora deben de ser personas de 40 ó 50 años lo deben de recordar con cariño.

O igual no. De niños no nos damos cuenta de la importancia que puede tener el pasado de las personas, lugares y cosas. Cuando crecemos, dificilmente podemos evitar aislar las circunstancias y hechos.

En esta casa, como su nombre indica, ocurrio una conferencia que marco el destino de mas de 12.000.000 de personas. La cupula de la SS, con Reinhald Heydrich y Heinrich Himmler al mando, decidieron poner en funcionamiento lo que denominaron "La solucion final", que no era otra cosa que la exterminacion por medios masivos y organización empresarial de judios, gitanos, homosexuales y todo tipo de colectivo que no tuviese la pureza de sangre que aquellos psicopatas pregonaban.

Escribiendo esto, vuelvo a sentir los mismos escalofrios que he tenido al recorrer las mismas instancias y veredas por las que Heydrich paseó. Un viejo chiste berlines decia que Heydrich era el cerebro de Himmler, en un juego de palabras con la letra H de sus apellidos como protagonista. Ente algunos de los apodos cariñosos que tenia Reinhald Heydrich está el de "La Bestia Rubia" o "El carnicero de Praga". Media casi dos metros de altura, y tenia un rostro como los de las pelis de nazis, o mas bien las pelis de nazis eligen para los personajes de malo a actores parecidos a Heydrich. Se dice que la primera vez que Himmler asistio a la ejecuccion en una camara de gas de judios, ancianos y niños principalmente, se desmayó. Mientras Heydrich tomaba nota en una libretita de todos los detalles para mejorar los procedimientos.

Su familia cuenta de él que fue un amantisimo marido y excelente padre, tocaba instrumuentos musicales en la intimidad y era uno de los mas queridos colaboradores de Hitler. También disfruto del respeto y amistad de Wilhem Canaris, jefe del Abwerh, el servicio de espionaje militar del Tercer Reich, con el que le unía una estrecha relación desde sus años como miembro de la marina de guerra alemana.

Afortunadamente la resistencia checa acabo con su vida en 1942, en un atentado heroico y suicida auspiciado por Londres. En los ultimos meses se ha publicado un libro titulado "El carnicero de Praga" que cuenta noveladamente la operación que acabó con la vida de nuestra joyita aria.

Tengo la sensación morbosa que Berlin se ha convertido con el paso del tiempo en un gran parque temático cuyas atracciones fundamentales son el muro y los vestigios históricos del nazismo. Hay lugares, que aunque tiene su sentido convertirlos en memoriales para el recuerdo de las víctimas, también corren el riesgo de pasar a ser cacharritos de feria donde los morbosillos y nostalgisco transnochados gastan sus ahorros. Sobre todo los que turistas accidentales que pasamos un fin de semana largo en Berlin.

Lo veremos en los próximos años, pero el riesgo que se corre de hacer de esta hermosa ciudad un sucedáneo de Disneylandia es muy alto.

Si en el futuro volviese a Berlin no visitaría de nuevo a esta casa. Realmente me gustaria que fuese pasto de las llamas o de un terremoto redentor cuanto antes. Hay sitios que no merecen permanecer levantados con la trágica y brutal carga histórica que tienen.

Si Fernan-Gomez y Lopez Vazquez levantasen la cabeza...

Como siempre me ha gustado mucho el teatro, sobre todo practicarlo, me he acercado al simulacro del Check Point Charlie para conocer de primer mano lo que allí se sigue cociendo aunque hayan pasado 22 años desde que se desmantelo el paso fronterizo que había en el Berlín sitiado por el muro. Su función consistía en poder pasar del sector oriental al occidental, aunque a veces también se hacia el recorrido inverso, las menos.

Desde 1961 a 1989 los soviéticos levantaron un muro para que los habitantes del Berlin contralado por Franceses, Ingleses y EstadoUnidenses no tuviesen salida posible de su pequeño territorio ni ningún tipo de alimentos, medicinas o fuentes de energía pudiesen entrar en la zona aliada haciendo de facto del Berlin occidental una isla rodeada por todas partes por territorios gobernados tácitamente por Moscu. Como represalia, entre otras cosas, los americanos la emprendieron con los cubanos y pusieron en practica el embargo que dura hasta nuestros dias.

La idea del muro era presionar a los aliados por las cosas absurdas de la guerra fría, pero al final todo se convirtió en una pantomima macabra para que los ciudadanos presos por el telón de acero no pudiesen emigrar a occidente. Si los berlineses se salvaron fue gracias al puento aéreo que se estableció por la AirForce americana en el aeropuerto de Templehof. Keneddy también ayudo con aquello del "Ich bin Berlinale", o algo por el estilo, que vino a decir que él también era berlinés, poco le duro la nacionalidad adquirida al pobre ...

Nadie en su sano juicio quería pasar al lado oriental desde el occidental, muy probablemente serian tomados como espías y acabarían sus dias delante de un pelotón de fusilamiento o disfrutando de unas magnificas vacaciones en algun presidio con blancas vistas en Siberia.

Lógicamente, cuando el muro se convirtió en un gigantesco queso de gruyer con decenas de agujeros en su estructura oradados por todo tipo de martillos y herramientas que los berlineses orientales habian estado guardando durante esos interminables 28 años, poco sentido y uso tenían ya los puntos de acceso establecidos oficialmente durante los años de confronación de los dos bloques.

El Check Point Charlie esta en Friedrich Strasse, y durante muchos años fue uno de los puntos mas calientes del planeta, con suficiente tanques y armamento a su alrededor como para hacer palidecer a los arsenales del sátrapa inventor del Bunga Bunga.

Actualmente es solo una caseta con dos señores disfrazados de PM americanos y un turco con la indumentaria de un soldado soviético que hace las veces de visador de pasaportes en un improvisado tenderete. Se supone que deben de representar con credibilidad el funcionamiento real del Charlie, pero realmente parecen mas unos payasos salidos de la pista de un circo que tres serios militares trabajando por la seguridad internacional. Una farsa total.

Curiosamente los tres cuelgan a modo de taparrabos un cartel que indica que para hacerse una foto con ellos junto a la garita hay que soltarles dos euros por cada fotografiado. Ha resultado simpático cuando un grupo de españoles se ha organizado para hacerse una foto con los mocitos disfrazados, y rápidamente los PM han empezado a decir en un castellano americanizado que "dos euros por cada persona". Los españoles se han retirado prudentemente sin la foto típica, aunque una señora del grupo no ha podido evitar soltar un "serán catalanes los muy peseteros!".

Alrededor de la garita, toda la parafernalia habitual en los parques temáticos: McDonals, establecimientos de típicas salchichas con curry, negocios de souvenirs, tiendas de recuerdos del muro disfrazadas de museos, vendedores ambulante con todo tipo de replicas autenticas de los tiempos de la DDR, pedigüeñas rumanas pidiendo limosnas hasta en 7 idiomas diferentes ... en fin, un autentico desbario mediatico impropio de una ciudad y un país serio como pretende ser la nueva Alemania nacida de la reunificación.

A mi es que las representación teatrales me gustan en los teatros, y si hay que hacer las cosas pues se hacen bien, y bien bien seria poner a Fernando Fernan-Gomez como policía militar americano, y a Jose Luis Lopez Vazquez como guardia ruso. Esos dos si que hubieran hecho una estupenda interpretación dando mucho juego. Lastima que se vayan siempre los mejores antes de tiempo!

sábado, 8 de octubre de 2011

"El trabajo os hará libre"

Hace un frio del demonio, y eso que voy bien abrigado. Solo estamos en Octubre, en pleno invierno debe ser mortal, seguro. El viento dobla los inmensos arboles que separan los barracones. Solo se escucha el gimoteo de las hojas al ser arrastradas por la corriente de aire. Algunos grajos escarban en el suelo, buscando algo que ya no debe de estar. Igual ellos son capaces de sentir cosas que nosotros no podemos intuir. Llueve un poco, a rachas, como el viento. En este paramo infernal es dificil guarecerse si no se esta dentro de las simetricas barracas. Hombres, mujeres, niños y ancianos sufrieron hasta la muerte las inclemencias meteorologicas de Sachsenhausen, entre otras muchas mas.
Creado por los nazis en 1936 para recluir, torturar y aniquilar a gitanos, Testigos de Jehova, homosexuales, y adversarios políticos, sustituyo a otro KZ que existió en Oraniemburg unos años atrás. Este pueblo de bonitas casas con jardines generosos donde las figuritas de gnomos y duendes habitan entre la verde hierba y las exuberantes florecillas otoñales, tiene el macabro honor de tener como vecino al primer campo de concertación profesional que crearon los acólitos de Heimrich Himmler. Debe de ser difícil acostumbrarse a vivir al lado de tan espeluznare lugar. Despertarte por la mañana, mirar por el ventanal y ver los restos que quedan de los que fue una de las mas perfectas maquinas de aniquilar seres humanos creada por el hombre.
Aun así, algunos dicen que este era un campo pequeño, que solo aniquilaron a unas 60.000 personas en total, nada que ver con Auswitch o Mathausen. Por ejemplo, la camara de gas solo se utilizo 30 ó 40 veces, aquí preferían los fusilamientos en habitaciones totalmente aisladas con doble muro para que no se escuchasen las detonaciones. Para curarse en salud ponían por la megafonia música de marchas militares a todo volumen. Cuando la Solucion Final se aprovo como medio para eliminar el problema judío, muchos acabaron en este campo hasta que se les trasladaba a otros mas importantes donde su desaparición se gestionaba industrialmente.
Resulta absolutamente sobrecogedor estar al lado de la camara de gas o de las habitaciones de fusilamientos. Mucho peor aun bajar al sótano donde se apilaban los cadáveres, cientos y cientos, hasta que era posible incinerarlos.
Resulta difícil volver a Berlin después de esta visita y poder entender como una sociedad como la alemana fue capaz de crear estas estructuras perfectas para matar y torturar. Una sociedad a todas luces enferma que se vio envuelta en un torbellino de destrucción gracias a las imposiciones de los vencedores de la Primera Guerra Mundial. Eso ya forma parte del pasado, y la existencia actual de este campo de concentración atestigua la necesidad de los alemanes actuales de no olvidar su historia para evitar caer en posiciones tan peligrosas como las que llevaron a Hitler a la cancillería del Reich en los años 30. Todos debemos de aprender de los errores pasados, y mas ahora que la situación económica y social es un excelente caldo de cultivo para los totalitarismos populistas.
En el tren de vuelta, en una de las paradas ha entrado una señora muy mayor tirando del carrito de la compra. El pelo totalmente blanco, grandes orejas, gafas y demostrando una total falta de reflejos en cada paso que daba. Ha conseguido entrar antes de que las puertas se cerrasen, pero al arrancar el tren, la inercia ha provocado que su cuerpo se tambalease empezando a caer lentamente. A su alrededor, nadie ha hecho nada. Nadie ha pestañeado. Nadie ha movido un solo músculo para ayudarle. En el ultimo instante, una chica de origen turco la ha agarrado por el brazo y ha evitado el tremendo golpe. Aun así, nadie ha dicho ni hecho nada. La señora, con la ayuda de la chica, ha conseguido sentarse y pasados unos segundos ha susurrado un "Danke" a la muchacha. Ella le ha sonreído levemente. Antes de llegar a la estación de destino, la señora mayor se ha levantado y con extrema dificultar a empezado a tirar del carro para posicionarse en la puerta. Incrédulo por la actitud de los que la rodeaban, me he levantado desafiante y me he posicionado a su espalda para evitar que de nuevo el frenazo del tren la tirase al suelo. Otra señora se me ha quedado mirando unos instantes como preguntandose para que estaba haciendo eso. Al detenerse el tren, por fin la señora ha salido del vagón y muy despacio se ha dirigido hacia la salida de la estación.
No quiero caer en la trampa facil de sacar conclusiones de un hecho aislado, pero el modo en el que se han comportado me ha puesto nervioso, como a la defensiva. Debe de ser cuestión de educación y civismo, igual cosa del protestantismo luterano. Seguramente es que aun no los entiendo.
Visitar Sachsenhausen es una tremenda experiencia que ayuda a comprender mejor la barbarie oculta que hay dentro de cada ser humano. Todos la llevamos, afortunadamente cada vez menos tienen la oportunidad de sacarla a relucir.

viernes, 7 de octubre de 2011

Memoria histórica en la pared

Nací cuando algunas partes del muro aun tenia el cemento fresco. Crecí escuchando un helicóptero que sobrevolaba mi habitacion cada vez que escuchaba a PinkFloyd, y viendo aquella película extraña de Alan Parker. Luego, me hice adulto la noche que viendo la tele comprobé que el mundo había cambiado y los berlineses derribaban el hormigón con martillos para puntas.

Pero hasta hoy no me he dado cuenta de que el muro sigue existiendo solo en nuestras mentes. Morbosillos viajamos a Berlin pensando en nazis, en rusos, en americanos, en la Merkel ... pero pocos o muy pocos viene a disfrutar de Berlin pensando en sus habitantes.

Como de alemán manejo nada, aparte del "Danke" y "Bitte", difícilmente se puede establecer una relación de confianza que permita preguntarles como era su vida antes y después de la caída. Supongo que muy pocos querrían contestar a estas preguntas, vivir preso de un sistema opresor y totalitario no es una cosa que se pueda olvidar de la noche a la mañana, y muchos seguro que aun están afectados por la experiencia, y lo seguirán estando de por vida.

Hoy he vuelto a descubrir que la vida puede seguir como si tal cosa después de haber vivido las peores penurias. Como el bosque después de un devastador incendio, la vida consigue salir a flote un tiempo después.

Donde antaño morían ahogados victimas de ametrallados los que se atrevían a intentar cruzar el rio que separaba los dos mundos, hoy dos señores pescaban tranquilamente. O al menos relajados hasta que he sacado la camara de fotos y he empezado a encuadrar. Que poca gracia les hacia que les disparase fotos, igual les traían malos recuerdos!

Veintidós años después del fin real y definitivo de lo que los alemanes empezaron en 1939, los berlineses vuelven a vivir sin mirar atrás ni para coger fuerza.

Ojalá los españoles fuéramos capaces de imitarlos también en esto, aclarando la historia, enterrando decentemente a nuestros muertos, y cogiendo fuerza con lo mejor de todos para afrontar el futuro de nuestros hijos y nietos.

Ese es ahora el reto en el que debemos pensar y trabajar.

Treptower Park

Cuando decenas de miles de cadaveres están bajos tus pies percibes sensaciones raras. No es cuestión de creer en las patrañas de Cuarto Milenio y similares, programas mediáticos que sigo con asiduidad, mas bien es estar predispuesto a quedar impresionado por la estupidez humana. Durante el asalto final al búnker de Hitler y aledaños, los soviéticos lanzaran varios ataques al mismo tiempo, mal sincronizados y con las prisas propias de los generales necios a los que lo unico que les importaba era el llegar primero al centro de la capital para ondear la bandera Roja sobre el Reichstag. Stalin ayudo prometiendo a sus generales jugosos alicientes militares para el que lo consiguiese, sin importar el numero de soldados que cayesen en la batalla final.

Ello provoco una cantidad de víctimas entre los soldados soviéticos desmesurada teniendo en cuenta la situación en la que se encontraba el agonizante Reich de los mil años. A todo esto hay que añadir que Stalin estaba muy interesado por tomar el control de zonas de Berlin donde se creía que podían estar los laboratorios científicos que estaban desarrollando el arma atómica para el nazismo.

Entre unas cosas y otras, decenas de miles de soldados rojos, "los ivanes" como los denominaban la población alemana, perecieron en los ultimos 20 dias de la guerra, del 16 de Abril al 8 de Mayo de 1945.

Una vez concluida la contienda, algo había que hacer con los restos mortales de tanto héroe para la madre patria, con lo cual se dio la orden desde el Kremlin de crear un inmenso mausoleo donde podían descansar eternamente los arrojados combatientes.

Treptower Park es ese lugar, un parque de grandes dimensiones que no tiene la vida que despide Tiergarten, mas bien todo lo contrario. Pasear por su colosal monumento fúnebre, cuando el Sol cae sobre el horizonte berlinés, en un silencio sepulcral solo roto por el roce del viento sobre las hojas de los arboles, es una experiencia unica. Mas aun cuando descubres que en la inmensa explanada estas tu solo, con lo cual nadie te podrá socorrer en el caso de que alguien no este de acuerdo con tu presencia en este sitio. Vamos, que se pasa un poquito de miedo o respeto no por los muertos y si por los vivos malandrines.

La presencia de flores frescas en la base de la estatua, 66 años después del fin de la guerra, demuestra la beneración que sienten muchos berlineses por este sitio, y lo que represento para la Union de Republicas Socialistas Sovieticas la toma de Berlin y la aniquilación del nazismo.

Visitar Treptower Park al final de la tarde es simplemente demoledor, increíble sentir tantas sensaciones en un lugar tan especial como este.

Muy recomendable.

Bicicletas, que gusto!

Berlin, a mi modesto entender, tiene dos peligros graves. No me refiero a los muy graves que espero no tener que conocerlos, lease violencia neonazi, quema indiscriminada de vehículos, abismos sociales entre los del este y los del oeste, quiebra económica de sus instituciones ... No, esos hoy por hoy no me interesan.

Los que me dan miedo ahora mismo son los provocados por la ingesta masiva de cerveza tanto por hombres como por mujeres a cualquier hora del día y en cualquier lugar, la calle, trenes, tranvías, e incluso en bares ... y el segundo es la posibilidad de que te cojan por detrás. Cada uno con sus cosas, pero a mi eso de por detrás, pues como que no. Como lea esto y lo malinterprete el futuro senador JoseMaria Nuñez seguro que me retira la palabra, cosa que lamentaría mucho, sobre todo por que yo me refiero a la posibilidad real de que un berlinés o berlinesa en un momento de ofuscación viaria te embista con su bicicleta por la espalda.

Van como locos, moviendo unos desarrollos imposibles para el resto de los mortales, a toda velocidad por un minúsculo carril bici que esta por tooooooddddddooooo el Berlin conocido por este servidor. Bicicletas de todos los tamaños y formas, desde la clásicas a las custom con aspecto de motos chopper. Se alquilan a 10 euros el día, que a mi me parece mucho, en cualquier tienda, ya sea de bicicletas o de alimentación. Cientos, miles de ciclistas aficionados alegran la ciudad con sus pedaladas. Estimo que las berlinesas son las mas peligrosas, debe de ser por eso del cliché de las conductoras españolas. Mayoritariamente, aunque siempre hay alguna excepción, me parecen como angeles caídos del cielo, pero con sexo, claro. Si el bueno de Alfredo Landa volviese a tener 40 años seguro que se venia para Berlin, lo que iba a disfrutar un macho ibérico con ese matojo de pelo en pecho que él orgullosamente derrochaba y mostraba. Rubias, morenas, altas, altas, altísimas, delgadas, pechugonas, en fin, el paraíso en la tierra para un mediterráneo continental como este pecador recalcitrante.

Siguiendo el hilo argumental del primer párrafo de esta entrada en el blog, no voy a hablar de los alemanes, realmente no me he fijado, pero supongo que a Manoli o a algunas de sus mejores clientas en Strass les encantaría disfrutar de los mozos que con ahinco y vigorosidad dan pedales incansablemente. Diriase que como el conejito de las pilas, uno dos, uno dos, uno dos ...

Esta claro, las bicicletas son un invento del maligno, y si no que me lo pregunten a mi cuando vuelva a casa y me encuentre con que mi mujer ha cambiado la cerradura de la puerta por alguna insignificancia leída y sacada de contesto en este divertimento que poco a poco empieza a coger forma.

Miguelon, vente pa Berlin, que seguro que triunfas y dejas el pabellón patreo por todo lo alto!